lunes, 16 de octubre de 2017

La rana zarevna [Cuento folclórico ruso]. Aleksandr Nikoalevich Afanasiev.

En un reino muy lejano reinaban un zar y una zarina que tenían tres hijos. Los tres eran solteros, jóvenes y tan valientes que su valor y audacia eran envidiados por todos los hombres del país. El menor se llamaba el zarevich Iván.

Un día les dijo el zar:

-Queridos hijos: Tomen cada uno una flecha, tiendan sus fuertes arcos y dispárenla al ocaso, y dondequiera que caiga, allí irán a escoger novia para casarse.

Lanzó su flecha el hermano mayor y cayó en el patio de un boyardo, frente al torreón donde vivían las mujeres; disparó la suya el segundo hermano y fue a caer en el patio de un comerciante, clavándose en la puerta principal, donde a la sazón se hallaba la hija, que era una joven hermosa. Soltó la flecha el hermano menor y cayó en un pantano sucio al lado de una rana.

El atribulado zarevich Iván dijo entonces a su padre:

-¿Cómo podré, padre mío, casarme con una rana? No creo que sea ésa la pareja que me esté destinada.

-¡Cásate -le contestó el zar-, puesto que tal ha sido tu suerte!

Y al poco tiempo se casaron los tres hermanos: el mayor, con la hija del boyardo; el segundo, con la hija del comerciante, e Iván, con la rana.

Algún tiempo después el zar les ordenó:

-Que sus mujeres me hagan, para la comida, un pan blanco y tierno.

Volvió a su palacio el zarevich Iván muy disgustado y pensativo.

-¡Kwa, kwa, Iván Zarevich! ¿Por qué estás tan triste? -le preguntó la Rana-. ¿Acaso te ha dicho tu padre algo desagradable o se ha enfadado contigo?

-¿Cómo quieres que no esté triste? Mi señor padre te ha mandado hacerle, para la comida, un pan blanco y tierno.

-¡No te apures, zarevich! Vete, acuéstate y duerme tranquilo. Por la mañana se es más sabio que por la noche -le dijo la Rana. CONTINUAR LEYENDO


domingo, 15 de octubre de 2017

Fantasía y realidad


Hasta mañana. Un poema de Mario Benedetti.

Voy a cerrar los ojos en voz baja
voy a meterme a tientas en el sueño.
En este instante el odio no trabaja
para la muerte que es su pobre dueño
la voluntad suspende su latido
y yo me siento lejos, tan pequeño
que a Dios invoco, pero no le pido
nada, con tal de compartir apenas
este universo que hemos conseguido
por las malas y a veces por las buenas.
¿Por qué el mundo soñado no es el mismo
que este mundo de muerte a manos llenas?
Mi pesadilla es siempre el optimismo:
me duermo débil, sueño que soy fuerte,
pero el futuro aguarda. Es un abismo.
No me lo digan cuando me despierte.

sábado, 14 de octubre de 2017

¿Conocéis la MUERTE de EDGAR ALLAN POE? Historias de la Historia.

Edgar Allan Poe ha muerto. Murió anteayer en Baltimore. Esta noticia sorprenderá a muchos y unos pocos se apenarán”. Este escueto epitafio, que apareció en algunos periódicos americanos, el 9 de octubre de 1849, para dar a conocer la muerte de Poe, el genio de los relatos cortos y misteriosos, ya daba que pensar entre todos aquellos que supieran y quisieran leer entre líneas. 

Los factores de la exclusión educativa en España: Mecanismos, perfiles y espacios de intervención (UNICEF Comité Español).


Quizá la mejor presentación del informe elaborado por Unicef sean algunas de las palabras que se recogen como conclusiones en el propio texto:

“Este informe ha analizado los factores de exclusión educativa del sistema educativo español a partir de una triple mirada:
  • La definición del concepto de exclusión y sus mecanismos y ámbitos de intervención.
  • La escucha activa de la voz de los jóvenes que se encuentran en situación de exclusión educativa.
  • La sistematización de un modelo de factores de exclusión educativa junto con la definición de un conjunto de propuestas de intervención que actúa frente a diferentes tipos de desigualdad (económica, cultural, política y relacional) y a diferentes niveles de acción (política educativa, centro y aula).”
Una interpelación para todos/as los implicados/as en la mejora de la Educación, sea cual fuere el espacio en el que, por nuestra función, nos corresponda intervenir: política educativa, centro, aula…

viernes, 13 de octubre de 2017

Los niños que usan tabletas y smartphones empiezan a hablar más tarde.

Una creciente evidencia sugiere que el tiempo en la pantalla puede tener algunas consecuencias negativas para el desarrollo de los niños pequeños. En un nuevo estudio de casi 900 niños entre seis meses y dos años de edad, los investigadores encontraron que los que pasaban más tiempo usando dispositivos portátiles tenían más probabilidades de presentar retrasos en el desarrollo del habla, en comparación con los niños que no usaban los dispositivos o no los usaban tanto. Por cada 30 minutos de tiempo de la pantalla, hubo unaumento del 49% de riesgo de retraso de habla expresiva. La investigación, dirigida por pediatras en el Hospital for Sick Children de Canadá, fue presentada en la reunión anual de las Sociedades Académicas Pediátricas.

Los investigadores afirmaron no encontrar otros efecto del tiempo de la pantalla en otras habilidades de comunicación, tales como gestos o el lenguaje corporal. Pero vale la pena investigar el efecto sobre el habla.


“Lo que estos resultados muestran es que si los padres están tratando de abordar el desarrollo del lenguaje de sus hijos con aplicaciones educativas, probablemente no funcione a escala de población”, dice la Dra. Jenny Radesky, profesora asistente de pediatría conductual de desarrollo en la Universidad de Michigan y miembro del Comité Ejecutivo de la Academia Americana de Pediatría del consejo de comunicaciones y medios de comunicación.
Radesky, que no estuvo involucrada en el estudio, dice que hay una serie de razones por las que la Academia Americana de Pediatría desaconseja contra dispositivos portátiles para niños pequeños, y alienta a los padres a aprovechar este momento crítico de desarrollo interactuando directamente con sus hijos. Por un lado, los últimos estudios sugieren que los niños no son capaces de comprender la conexión entre el mundo bidimensional en la pantalla y el mundo tridimensional que los rodea. “Incluso si pueden imitar lo que ven en la pantalla, no siempre pueden transferir eso al mundo real y el resto de sus vidas”, dice. “El pensamiento simbólicoy la flexibilidad de la memoria es algo que las aplicaciones no han sido capaces de superar, no importa lo interactivas que sean”.

Incluso si los padres están exponiendo a sus bebés a dispositivos portátiles con contenido “educativo”, ese tiempo de la pantalla podría no estar ayudando a su desarrollo. Radesky también señala que la cantidad de tiempo que los niños pequeños pueden estar dedicando a las pantalla puede reflejar factores sociales, culturales y económicos que podrían tener más que ver con el estrés de los padres que con un cuidado consistente para el niño. Se necesitan más estudios para ver cómo estas cosas pueden afectar el desarrollo del niño, incluyendo el lenguaje expresivo.

“Lo importante es que las familias pongan límites a las pantallas para crear espacios y horarios para interacciones en vivo y el cara a cara con los niños. Puede no ser fácil, pero es importante.” dijo la Dra. Radesky.